Victoria Dorantes, la abuela de Tlaxco que impulsó a generaciones de mexicanos...

Victoria Dorantes, la abuela de Tlaxco que impulsó a generaciones de mexicanos en las portadas de libros de texto

5
Compartir

Por Pedro Morales

Una imponente mujer convertida en escultura de bronce, vigila los movimientos de las autoridades de Tlaxco,  mira al infinito, sobre la sierra, rumbo al sol, hacia el futuro esplendoroso.

Se llegó a decir que fue compañera del escultor, pintor y poeta Cutberto Escalante.

Generaciones de mexicanos la conocieron, pero para la actual camada de tlaxcaltecas, no pasa a ser más que un elemento decorativo del parque de la cabecera del municipio de Tlaxco.

Esta morena tlaxcalteca representaba a “La Patria”, plasmada en las portadas de los libros de texto gratuitos,  era una alegoría que pretende sintetizar los tres tiempos de la nación mexicana.

Auguraba el presente, pasado y futuro.

De piel morena, ojos rasgados, boca carnosa y mirada escrutadora  representaba a la raza pura tlaxcalteca, sostiene en la mano izquierda el asta de la bandera nacional.

Con mirada altiva, nos conduce al futuro promisorio del país.

A un lado, las figuras colosales del águila y la serpiente hablan del orígen mítico de la nación.

En la mano derecha porta un libro abierto, emblema de la educación.

Detrás se ven varios elementos que hablan de las riquezas productivas y culturales son frutos de las regiones agrícolas elotes, trigo, cacao, duraznos y mandarinas.

La arquitectura griega y mexica representan el legado histórico y cultural, el templo y las espadas coloniales, nos comentan el pasado colonial.

González Camarena muestra imágenes de progreso económico, en la industria que emerge entre relámpagos.

Es la modernidad y su tecnología.

La mujer posó como modelo para esta pintura, fue Victoria Dorantes, Tlaxcalteca nacida en Tlaxco.

También personificó otras obras de González Camarena, entonces de 19 años.

Jorge González Camarena, le propuso que fuera su modelo.Para esto, ella tenía 18 años y le contó su situación.

Resulta que siendo adolescente se casó con un pistolero al servicio de “un notable político” del estado de Hidalgo, pero era un hombre brutal, salvaje.

Pues cuando se tenía que ausentar por el trabajo descargaba su pistola a los pies de la pobre chica, que saltaba para que no le tocara una bala.

Esa era la forma que tenía ese sujeto, para que la muchacha se hiciera a la idea de lo que le pasaría si la encontraba con otro.

Olvídese dijo la muchacha al pintor González Camarena “si mi marido descubre que estoy posando para usted, al día siguiente habría dos entierros”.

A pesar de ser casada, González Camarena la cortejó insistentemente sin obtener respuesta favorable de la bella mujer.

Victoria Dorantes era mesera de un bar a donde acudían pintores e intelectuales de la talla de Diego Rivera y hay quien cuenta que el apellido real de Victoria era Dorantes y no “Dorenlas”.

Este apelativo se lo inventó  Diego Rivera, cuando en una ocasión tímidamente se acercó al pintor y le mostró algunos de sus dibujos.

Rivera, solo rio y dijo: “Miren a la Doré”, aludiendo a Gustav Doré. “Esta va a ser la Dorantes”.

González Camarena vigilaba con peligro de su vida y hasta de la joven las salidas y entradas del pistolero para convencer a la joven.

¡Todo fuese por el arte!

Hasta que un día vio que en la casa donde vivía la joven, había un velorio lo primero que pensó que aquel barbaján había matado a la joven en una de sus danzas macabras a base de descargas de pistola.

Pero no el difunto era el marido.

González Camarena respetó el luto durante cuarenta días y volvió a la carga, hasta convencerla de que fuera su modelo y amante, fue así como figuró como “La Patria”,  en los libros de texto de todo México.

Internacionalizando su imagen en el mural “Integración Latinoamericana”, que pintó en el interior de la Universidad de Concepción, en Chile.

Fue un  encargo del presidente Gustavo Díaz Ordaz, inspirado en el poema de Pablo Neruda titulado “Canto General”.

Jorge González Camarena, artista jalisciense fue subyugado obsesivamente por la sensual belleza indígena de Victoria y la pintó y dibujó frenéticamente en óleos, tintas, estudios, bocetos.

Además de retratos, murales, proyectos, y carteles, sin darse más tregua que la necesaria para amarla carnalmente.

En 1972 la imagen de Victoria Dorantes fue retirada de la portada de los Libros de Texto Gratuitos de educación primaria y se volvió a imprimir en los polémicos libros de Historia.

En 1992, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, pero ni en la primera ni en la segunda época en que aparece en la portada de los libros de texto, se hace señalamiento alguno a la modelo.

De alguna manera está emparentada con la bohemia artística del México en el que habitaron grandes pintores como Frida Khalo con Diego Rivera, Nahui Hollín con Gerardo Murillo, Tina Modotti con Javier Guerrero.

No se puede precisar cuál es o fue el destino de Victoria Dorantes.

Se llegó a decir que separada de González Camarena fue compañera del escultor, pintor y poeta Cutberto Escalante.

Con quien vivió en San Martín Xaltocan, aficionada al alcohol, hasta morir víctima de cirrosis; después de una glamorosa vida en Paris.

El 12 de octubre de 1992, se canceló una serie postal en la que Victoria Dorantes ilustra uno de los timbres que forman la serie titulada “La cultura Humana”.

Tomando la imagen de un mural que se encuentra en el Museo Nacional de Antropología e Historia de la ciudad de México.

En esta ocasión Victoria aparece centralmente, al lado de otras mujeres pertenecientes a distintas razas indígenas en el mundo, completamente desnuda, con un tocado en la cabeza.

El timbre se vendió en siete mil pesos de ese tiempo siete pesos actuales y prácticamente fue acaparado por los coleccionistas.

Tampoco en esta ocasión se hizo señalamiento alguno a Victoria Dorantes, ni su nombre, ni su origen, ni su vida.

Sin embargo, ahora hay que reconocer que para niños, jóvenes y ahora abuelos, la imagen de esta hermosa mujer tlaxcalteca, hasta hace unos años nos representaba, sin que lo supiéramos.

Ella, en su momento, inspiró a seguir adelante con el nacionalismo y confianza por lograr un futuro mejor.

Dejar una respuesta