Con aguas negras se llena el vaso de agua de la laguna...

Con aguas negras se llena el vaso de agua de la laguna de Acuitlapilco

13
Compartir

28/0172018/TLAXCALA

Integrantes de la Organización Ciudadanos Unidos al Rescate de la Laguna de Acuitlapilco A.C. (Curla), señalaron que diariamente son vertidos miles de litros de aguas negras al cuerpo de la laguna para su recuperación.

Indicaron que de unos meses a la fecha ha recuperado parte del espejo de agua, pero ahora de aguas negras provenientes de las descargas de miles de viviendas asentadas en los alrededores.

El dirigente de la Curla, Joseph Cid explicó que el canal de aguas negras que proviene de la colonia Felipe Santiago Xicohténcatl de la capital del estado y que es el que más contribuye a la contaminación.

Explicó  que las razones para luchar a favor de la laguna y en contra de la construcción de una ciudad bioclimática, en el sexenio anterior, van más allá de lo local y se inscriben en el ámbito de lo nacional e incluso en el terreno planetario.

La desecación de la laguna, como se puede apreciar en las gráficas de Jorge Lezama, responde a una tendencia de degradación ambiental en todo el país, producto histórico del crecimiento demográfico.

Por la transformación de los recursos naturales, y su explotación desmedida.

Recordaron que el 23 de febrero del año 2006, se tuvo la visita del subcomandante Marcos en Acuitlapilco, “el estuvo aquí interesado precisamente en nuestra lucha por el Rescate de la Laguna de Acuitlapilco”.

Estuvo conviviendo con nosotros en nuestras oficinas y nos demostró que compartimos los mismos ideales de lucha por la naturaleza alentándonos a seguir adelante, se organizó el sábado 23 de junio del 2007 la caravana ambiental Tlaxcala-Puebla.

“Hemos tenido participación en eventos a nivel local, Estatal y Nacional; nos ha tocado ser sede de las reuniones regionales y preparatorias rumbo a la Tercera Asamblea Nacional en Defensa del Agua”.

La cuenca de Acuitlapilco, llamada también meseta de Acuitlapilco, se localiza en la parte sur del estado de Tlaxcala, entre las laderas y barrancas del volcán la Malinche, en la sierra de Tlaxcala.

Se trata de una depresión rodeada de altozanos y pueblos asentados en sus laderas, vigilada en el sur por el Tzompitecatl, un cerro venerable en forma trapezoidal, uno de los principales elementos del paisaje que embellece nuestro entorno.

Este paisaje natural ya no es lo que era, de hecho al día de hoy muestra un profundo desgaste.

En el centro de la cuenca solía haber, hace quince años, un lago de agua dulce conocido como laguna de Acuitlapilco que, junto con La Malintzi era uno de los elementos más relevantes del paisaje regional.

Durante milenios para el consumo humano, para el ganado, el cultivo de humedad y la manufactura de petates y otros artefactos hechos con el tule, que crecía en la orilla.

Alba González (1999) señala que en 1890 la laguna abarcaba 105 hectáreas, aunque en 1896 llegó a tener unas 180 hectáreas aproximadamente.

Ricardo Rendón (1993) apunta que en 1909 el espejo tenía una superficie de 122 hectáreas.

La laguna solía alimentarse de los escurrimientos de agua que descendían por las barrancas de las colinas aledañas durante la época de lluvia, así como de 11 manantiales permanentes ubicados en el margen oriental del embalse, producto de estos mismos escurrimientos.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XX y en lo que va del presente siglo, la laguna ha sufrido un proceso de desecación debido a la construcción de pozos profundos, el uso de agua para actividades de riego.

La presión histórica sobre la tierra que llevó a varios campesinos a solicitar que la superficie de la laguna fuese drenada con el propósito de extender la superficie de cultivo, así como el progresivo enzolvamiento del lecho acuático.

Pero también como efecto de la deforestación y consecuente erosión de los cerros aledaños.

A medida que bajó el nivel de la laguna quedó al descubierto un extenso llano cenagoso que en la actualidad se recarga parcialmente con los aguaceros del verano y se seca al cabo de unos meses.

Joseph Cid indica que hoy en día, “pese a que muchos consideran a la laguna como extinta, todavía existen parvadas de patos de diversas especies que vuelan desde el sur de Canadá y norte de los Estados Unidos”.

De manera regular llegan al área de Acuitlapilco durante los meses de agosto y septiembre.

También hay presencia durante buenas partes del año de otras aves acuáticas como garzas y gallaretas que aprovechan la humedad del terreno, ofreciendo un precioso paisaje acuático.

Durante el periodo de sequía la mancha superficial de agua desaparece, y no obstante el nivel freático permanece muy alto. Por ejemplo, en el mes de diciembre.

Hay sitios donde el agua se halla a solo 30 o 40 centímetros de profundidad, y en los meses más calurosos se le encuentra a un metro de profundidad.

Esto favorece el crecimiento de pasto y hierba durante todo el año, lo que a su vez permite a varias familias dedicarse al pastoreo de reses y ovejas, actividad muy importante para la economía campesina que prevalece en toda la región desde hace bastante tiempo.

Por eso se ha conformado legalmente una Organización de ciudadanos sin tintes partidistas, que se interesan en lograr el rescate de la laguna de Acuitlapilco.

Ha iniciado esta gran lucha basada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 27; párrafo quinto, en donde se establece que mares, playas, lagos, lagunas, etc. son propiedad federal.

Además apoyados en un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, con fecha 6 de septiembre de 1939, siendo presidente el general Lázaro Cárdenas del Río; donde se confirma la situación de la laguna como propiedad federal.

Concluyó que son más de 350 hectáreas, de un total de mil 045 en 1939, “las que aún se pueden aprovechar, existe una propuesta para que se impulse una zona turística, comercial y de servicios, que sirva para impulsar el desarrollo de Tlaxcala”.

Dejar una respuesta